jueves, 21 de abril de 2011

Tortura china

Gente en casa.
No hay gemidos, no hay azotes, sólo puedo morder la almohada mientras él me posee y me agarra del pelo con la suficiente fuerza para que mi placer sea más inmenso todavía.
Gente en casa.
Y me da la vuelta, y hace sonar la puerta de atras... y entra... Y yo no puedo decir nada, ni una sola queja, ni una sola palabra, nada.
Gente en casa.
Y coge mis manos hacia atrás y estalla en silencio. Y yo. En silencio...

La puta madre con la gente en casa!!!!

8 comentarios:

aguardentero dijo...

jajaja te quejas de vicio niña,

besos,

cucaraton dijo...

Shhhhhhhhhhhh

Efectos Especiales dijo...

Con lo que fastidia eso!

un completo gilipollas dijo...

A mi me sucede lo contrario. Ni vicio ni gente en casa.


Siempre suyo
Un completo gilipollas

Contraindicado dijo...

Quien fuera incluso almohada...jejeje!

Besotes guapa!!!

Malena dijo...

Aguar: contra el vicio de quejarse, está la virtud de no escucharme ;)
Y sí, me quejo, que mis motivos tengo, snif snif...

Cucaraton: buenísssimo lo tuyo!! jaja... pero no me presiones más todavía, ainsss...

Efectos: te lo digo yooooo...

Don Fernando: no me diga usted que en su casa no hay vicio, que eso no me lo creo...

Contraindicado: mira que tengo una buena y bonita dentadura... la que avisa no es traidora ;)

5 BeXos, a repartir, en el más absoluto de los silencios...

hEto dijo...

Nada mejor que los susurros, gemidos, jadeos y gritos ensordecedores... en silencio.

Y salir, después de haberte desfogado, a departir amigablemente, como si nada hubiera pasado, con toda esa gente, esgrimiendo una graaaannn sonrisa en los labios, acompañada de una salvaje y emputecida mirada desahogada.



Te beso,

H.

Malena dijo...

Lo siento pero no comparto, no no no... Además, ya estoy hartita de morder tela de almohada... hartita estoy...
BeXito.