viernes, 25 de marzo de 2011

El spanker que llevas dentro

No lo niegues, siempre has deseado sentar sobre tus rodillas a tu chica.
No lo reprimas, siempre estás buscando el momento para hablarle de un nuevo jueguecito.
No lo escondas, le miras el culo y mueres en deseos de calentárselo.

Si te has sentido identificado, eres gratamente bienvenido al mundo spanker.

Y cuando sus nalgas estén rojas, y ella grite de placer en cada orgasmo... acuérdate de mí... y guárdeme un azotito...

3 comentarios:

un completo gilipollas dijo...

Para ser un buen spanker necesitas un buen culo (ajeno)... ¿se ofrece usted?

Siempre suyo
Un completo gilipollas

Contraindicado dijo...

Nos acordamos de usted y sus azotes mas de lo que piensa... Un beso a su colorada nalga...

Malena dijo...

Sr. Don Fernando: sabe usted que yo siempre me ofrezco. De todas formas, también sé de buena tinta que tiene usted múltiples admiradoras que de buen grado se ofrecerían. Haga usted la prueba... le reto.

Contraindicado: gracias por los recuerdos y los besos.

BeXos.